Tanzanita, una piedra única en el mundo

Cuenta la leyenda, que hace más de cincuenta años, después de un incendio forestal en el Kilimajaro, unos buscadores de tesoros Masais fueron los afortunados en encontrar unas piedras pequeñas azules que brillaban con alta intensidad entre todas aquellas cenizas que el incendio había dejado a su paso.

tanzanita
Pendientes de Oro Blanco y Tanzanitas

El descubrimiento de aquellos buscadores de tesoros se extendió y muchos más grupos de cazadores de fortunas comenzaron a rastrear cada monte en busca de lo que ellos pensaban que eran, zafiros. Zafiros de una calidad muy superior a los encontrados hasta ese momento , pero no fue hasta dos años después cuando análisis de gemología dictaminaron que no era la gema conocida como Zafiro, sino una nueva piedra preciosa que llevaba escondida más de seis mil años, la zoisita azul ( Tanzanita).

Su belleza innegable gracias a su color que va de un ultramarino a un azul zafiro y su escasez empezó a llamar la atención de las grandes joyerías. Sin embargo, fue Tiffany & Co quien decidió apostar por esta preciosa joya en 1968.

Como su nombre no lo consideraban muy interesante ya que causaba confusión con alguna palabra en inglés, decidieron cambiarlo por Tanzanite, la piedra de Tanzania.

Pese a su belleza y escasez en el mundo, no forma parte de las cuatro piedras preciosas más cotizadas; diamante, rubí, zafiro y esmeralda. Pero podría perfectamente serlo, ya que esta piedra sólo se localiza en una zona de  las inmediaciones del Kilimanjaro en el norte de Tanzania. Su valor crece cada año ya que existe una alta demanda y cada vez hay menos yacimientos activos deel Kilimanjaro en el norte de Tanzania. Su valor crece cada año ya que existe una alta demanda y cada vez menos yacimientos activos de Tanzanita.

¿Por qué no había sido descubierta antes la Tanzanita?

Porque la tanzanita en bruto, sin calentar ni pulir, por lo general es de una tonalidad marrón rojiza, nada atractiva para el ojo humano. Por lo que no fue hasta el incendio, antes mencionado, que alcanzó más de 600º Celsius y se transformó en el color tan llamativo que hoy tanto la representa.

La tanzanita se caracteriza por una fuerte variedad de colores, que abarca desde el azul zafiro, el violeta o incluso el verde. Respecto a su claridad, es una gema transparente.

Su dureza, de 6.5 en la escala de Mohs, que mide la dureza de los minerales. La dureza es la oposición que ofrecen los materiales a alteraciones como la abrasión, la penetración, la cortadura,  el rayado, y las deformaciones permanentes.

Esta escala de medida fue creada por el geólogo alemán Friedrich Mohs en 1982. Podríamos decir que la escala de Mohs es una escala relativa y cuantitativa,  que consta de 10 minerales como referencia ordenados del 1 al 10.

El primer mineral de la lista, que ocupa el puesto número uno, es el talco, y lo sitúa así como mineral más blando, y en el 10 está el diamante, el mineral más duro.

En esta escala, podemos diagnosticar fácilmente como establecer un parámetro de dureza ya que si el mineral puede ser dañado o rayado con la uña, podemos decir que estará en la posición primera o segunda junto con el talco o el yeso. Si puedes hacerlo con una moneda de cobre, estamos hablando del tercer escalón de la escala. Para los puestos cuarto y quinto será necesario usar un cuchillo.  En el puesto número seis, se podría dañar el mineral con una lima de acero, en el siguiente escalón con un cristal. Subiendo a los minerales más duros encontramos como resistencia en la posición octava solo pueden ser rayados con herramientas con tungsteno (elemento químico de número atómico 74), en el puesto nueve encontramos a minerales como el Coridón que puede ser dañado, rayado o modificado por el carburo de silicio, y como punta de la pirámide en la escala de Mohs encontramos al diamante, en la décima posición, que solo puede ser rayado por otro diamante.

escala-de-mohs

Como decíamos, la Tanzanita se encuentra en el punto 6.5 por lo que podría rayar a un mineral de la escala 6, y ser rayado por uno de la siete. Es decir, por minerales como el cuarzo.

Por norma general las joyerías prefieren montarlas en pendientes y collares, pero también han creado joyas enteras de Tanzanita para realzar su belleza.

La tanzanita necesita lapidadores expertos que la traten con el cuidado que necesita ya que tiene un crucero perfecto que avanza en una sola dirección. La tanzanita se puede tallar en todas las formas que desees. Puedes encontrarla desde tallas originales de diseño, hasta redondas.

Se dice que de entre 10 o 12 años se puede haber agotado su existencia en caso de no encontrar un nuevo yacimiento. Lo que convierte en la actualidad a la tanzanita en una gema todavía más especial, escasa y exclusiva. De cualquier modo, esperamos que no se agoten sus existencias ya que su belleza la convierte en  una pieza única.

Si deseas comprar una joya con tanzanita, en nuestra tienda online encontrarás algunas joyas preciosas. ¡Te encantarán!